La industria de la televisión y su evolución tecnológica

En el marco del Diplomado en Gerencia de Medios, organizado por la Universidad Monteávila y Mediax – Gente de Medios –, el pasado 15 de junio contamos con la participación del ingeniero Vicente Güemez, conocido por su trayectoria de muchos años en la industria audiovisual en Venezuela, particularmente en los canales RCTV y TELEVEN. El reconocido ingeniero conversó con los participantes del programa sobre la industria de la televisión y los cambios que se han producido en la parte tecnológica de la industria, generando una evolución a mejores formatos y tecnologías.

En primer lugar, Vicente Güemez habló sobre los flujos de trabajo en un canal de televisión que han de cumplirse para poder transmitir una programación de manera adecuada. En este sentido, explicó que hoy en día las grillas de los programas televisivos están compuestos por ambientes integrados por por promociones, programas de variedades – como noticieros, telenovelas, comerciales, entre otros -, y los comerciales. Cada uno de estos ambientes – o programaciones – son parte de un gran ambiente que debe ser depositado en un gran tanque que sirve para que los ambientes de trabajo se nutran y tomen los proxys que se necesitan para alimentar las grillas de programación. Este tanque funciona como un sistema de intercambio de contenido en las diferentes áreas vía transferencias de clips de video, simplificando la operación y mejorando los tiempos de gestión y entrega. Una vez procesado por ese sistema, el contenido pasa a una sala de programación que prepara los tiempos en base a pautas de contenido que se emiten posteriormente en un panel. Es así como funciona entonces el flujo de trabajo para transmitir la programación en un canal de televisión.

 

El flujo de trabajo tapeless para la producción de diferentes contenido consiste en varios pasos. Lo primero que se debe hacer para producir un mensaje es captar un contenido que llame nuestra atención. El contenido captado, posteriormente, se ingesta y se cataloga en un ambiente para que las áreas mencionadas anteriormente preparen esos contenidos. La preparación consiste en la edición de los proxys – o versiones de bajas resolución de materiales que tienen altos niveles de calidad y detalles – necesarios para agilizar la producción y transmisión del contenido. Al finalizar la producción, es importante que se haga una revisión del programa producido para pueda ser entonces publicado. El contenido debe ser archivado finalmente una vez que haya sido publicado.

 

Otro de los flujos de trabajo explicados por el ingeniero fue el flujo genérico de contenidos para su producción y distribución. En primer lugar, comenta que se hacen las adquisiciones de diferentes programas a ser transmitidos por el canal. Estas adquisiciones pueden hacerse tanto dentro de estudios como en exteriores. Una vez adquiridos los programas, se procede a hacer la ingesta dentro de la que se hace el control de calidad tomando en cuenta tanto el contenido como las restricciones y obligaciones legales particulares de la región. La ingesta alimenta el área de promociones y luego se pasa al área de postproducción o “empaquetamiento”, como lo llama Vicente Güemez, que es básicamente resaltar las cosas más importantes de lo que se está transmitiendo a la hora de ser pautado. También debe hacerse, en este proceso un TQC (technical quality control) o control técnico de calidad del contenido que se producirá según algunos parámetros fijados a nivel de audio o video. Cuando el contenido pasa exitosamente por el control de calidad estará disponible para que las demás áreas puedan trabajar y emitir el contenido final.

 

Cuando se realizan las adquisiciones de los programas, ya sea en interior o exterior (o que se realice una integración de ambos), se necesitan varios trabajadores que cumplan diferentes funciones. El ambiente de trabajo de grabación de un programa debe contar con un director del programa y un script que lleve nota de todos los pequeños detalles que deben tomarse en cuenta. A su vez, debe haber operadores de video y de audio que cuiden todos los detalles de cada uno de sus aspectos para que el trabajo salga de la mejor manera posible. Es también de mucha importancia contar con directores de fotografía y de iluminación que hagan que el estudio, o el exterior donde se esté grabando la pieza, pueda verse de una forma adecuada y sin ruidos para el televidente.

 

Los contenidos que fueron adquiridos y grabados, son luego enviados a un servidor digital. Hoy en día sigue habiendo canales, sin embargo, que respaldan copias sus contenidos en algún formato físico. El servidor digital envía entonces los contenidos a algunas salas de visualización donde puede verse el material grabado que está dentro de un almacenamiento centralizado. Esta sala de visualización envía los contenidos para diferentes líneas de producción. En las líneas de producción el contenido es entonces editado para poderlo terminar y entregar finalmente.

También habló Vicente Güemez sobre los flujos de video clips de un control de estudios. Esos videos, como comentaba el ponente anteriormente, pasan a sistemas de almacenamiento centralizados, con backups que son generalmente en formatos digitales de alta resolución y bastante amigables para los diferentes procesos posteriores. Luego del almacenamiento, los contenidos deben ser compartido con las diferentes áreas que deben tomar decisiones en cuanto a la publicación del video.

 

Resaltó Güemez que el potencial de un canal de televisión reside fundamentalmente en su capacidad para la posproducción de sus programas y en su sistema de almacenamiento de sus contenidos. Consideró que en la medida que un canal tengo mayor capacidad de postproducción y almacenamiento, evidentemente podrá producir mayor cantidad de horas y que pueda entonces satisfacer las necesidades del público mediante diferentes productos. La ventaja de todos los sistemas de almacenamiento, según el ponente, es que eso le permite a los canales de televisión manejar grandes volúmenes de contenidos variados, de los que los sistemas de edición también se nutren.

 

Después de hablar sobre los diferentes flujos de trabajo en la industria de la televisión, Vicente Güemez habló sobre el audio y el video para televisión. El sonido es captado a través de micrófonos que captan una señal que se sincroniza y pasa por un deplexer para ser luego transmitida por una antena. La señal de sonido es una señal en formato análogo que son recibidas por los televisores que, a su vez, lo separan, codifican, y presentan a través de las cornetas. La cámara funciona igualmente capturando la imagen y sincronizándola para pasarla por un deplexer que transmitirá la imagen a través de una antena que envía la señal a los televisores.

 

Profundizando sobre el funcionamiento del sonido en la televisión, el ponente explicó los rangos de frecuencia standard que son captados por el oído humano. También explicó que cada onda de sonido se diferencia de otras por elementos como su frecuencia, amplitud, velocidad, longitud, forma, fase y contenido armónico. Diferenció el sonido monoaural, el estereofónico y el surround. El sonido monoaural es el que solo está definido por un canal y parece como si se escuchara con un solo oído. El sonido estereofónico es el que se reproduce por dos canales. Este sonido recrea una experiencia más natural. El sonido surround es que usa múltiples canales de audio para provocar efectos envolventes en la audiencia. Este sonido se puede conseguir mediante la colocación física de un conjunto de altavoces que producen una percepción psicoacústica de 3D.

 

Existen diferentes tipos de micrófonos para captar los sonidos al momento de haber grabaciones. Entre ellos están los micrófonos dinámicos, de cinta, y condensadores. Cada micrófono tiene diferentes patrones polares que captan el sonido dependiendo de la direccionalidad en la que entra la señal del sonido. El primer patrón es el omni, que capta los 360 grados de sonido a su alrededor. El patrón cardiode capta solamente al frente y solo un poco a los lados. El patrón hyper cardiode es una versión más cerrada del cardiode, siendo útil para captar diálogos de televisión. El patrón de figura ocho capta los sonidos que vienen de frente y de la parte posterior. Además de los diferentes micrófonos que conforman el sistema de captación de sonido para una grabación, también se debe tener siempre unos audífonos y una consola para procesar el sonido.

 

La iluminación es otro de los elementos fundamentales para la grabación de un programa de televisión y la captación de buenas imágenes. Los factores que determinan el tipo de iluminación a ser utilizada son su origen (luz natural o artificial), el número de fuentes luminosas, la dirección o posición de la fuente, la difusión de la luz y su color.  Existen luces incandescentes que se utilizan mucho porque definen muy bien la silueta y modelan muy bien la parte de iluminación para un programa de televisión. Las luces frías, por su parte, se usan mucho hoy en día pero no definen con tanta claridad las siluetas de las personas. Por otra parte, la posición en la que se colocan las luces es también un detalle importante que hay que tomar en cuenta pues determina y puede cambiar mucho el resultado de la imagen. Habló Vicente Güemez sobre las diferentes posiciones en las que se pueden colocar los focos de luz con respecto al motivo y a la cámara. Conversó sobre la luz frontal que suele producir aplanamiento de los objetos y aumenta la cantidad de detalles, la luz lateral que destaca el volumen y la profundidad de los objetos, la luz cenital que aísla a los objetos con respecto al fondo y el contra luz que convierte a los objetos en siluetas.

 

Seguidamente, el ingeniero conversó con los ponentes sobre las cámaras que se utilizan para la grabación de programas y los elementos más importantes que debe tener cada cámara, independientemente de la marca que sea. Se pueden usar cámaras con diferentes elementos dependiendo del objetivo que tenga cada programa y las características que se quieran conseguir con cada uno. Sin embargo, todas las cámaras tienen, y deben tener, una parte de captura, un bloque óptico o un lente. Posteriormente, tienen partes que codifican la imagen capturada y la almacenan. La cámara, por su parte tiene algunos movimiento ópticos particulares que se utilizan para lograr diferentes objetivos. Entre estos movimientos está el zoom, que permite acercar o alejar la imagen de un objeto determinado, el foto que permite descubrir nuevos elementos dentro de un mismo plano, el movimiento de profundidad de campo que puede revelar u ocultar detalles del plano.

 

También mencionó Vicente Güemez la importancia de la colororación en la imagen y sus características. Cuando el color entra por la retina del ojo tiene tres características: matiz, saturación y brillo. La matiz se refiere a la característica que permite clasificar un color como rojo, verde, azul, etc. La saturación es el grado por el cual un color se separa del gris neutro para aproximarse a un color puro del espectro. Y el brillo es el que nos permite definir la escala de grises. La temperatura del color es una característica muy importante porque es la que define el color que domina cada tipo de luz. En la transmisión de una señal, la luminancia y la crominancia se mezclan para obtener una salida de la luz. La luminancia está compuesta por elementos de señal tomados de los canales rojos, verde y azul. Esto es necesario para transmitir una señal de brillo total. La crominancia, por su parte, representa la coloración en la escena televisada.

 

La relación de aspecto es otro de los elementos importantes que se deben tomar en cuenta a la hora de grabar y transmitir un programa. Esta relación tiene que ver con el tamaño del cuadro de la imagen, tomando en cuenta su altura y ancho. Generalmente, las pantallas de televisión tienen una relación de aspecto de 4:3, s decir, tres partes de alto por cuatro de ancho. Sin embargo, también se utiliza mucho la relación de aspecto 16:9, que es la relación necesaria para obtener pantallas panorámicas.

 

Para finalizar con su ponencia, Vicente Güemez habló sobre la dirección que está tomando la industria de la televisión en el mundo de hoy. Como bien sabemos, en la actualidad se han presentado nuevos medios, canales de televisión, y nuevas posibilidades para la monetización de los contenidos en las que los anunciantes pueden conectar mejor con su mercado meta pues existe una interactividad mucho más activa entre el medio y la audiencia. Comentó que la televisión debe dirigirse a transmitir en formatos ultra HD que puedan llegar con la mejor calidad posible a todas las partes del mundo. Por otra parte, se conversó entonces sobre la convergencia que se ve en la actualidad entre los broadcasters, donde entran los canales de televisión, las tecnologías de la información, que contienen las redes sociales que se han adentrado en la industria audiovisual, y los servicios de telefonía que también se han involucrado en la industria tanto como productores como transmisores de contenido. Explicó que lo más importante para el desarrollo de nuevos canales y para convertirse en un nuevo actor de la industria audiovisual, lo más importante es conocer y manejar bien los flujos de trabajo y las herramientas necesarias para lograr un mejor desarrollo de contenido, pues más allá de eso, todo lo demás es cada vez más fácil gracias a los avances tecnológicos que se dan en el mundo hoy en día.

Valentina Pérez Muskus

¿Qué Opinas?

Tu Comentario